Lo bueno casi no se cuenta. Entérate de las distinciones que obtuvieron diversos vinos mexicanos en el evento MUNDUS VINI, realizado en Alemania.

 

«Os anuncio un gran gozo…», dice el cardenal protodiácono cuando es elegido un nuevo pontífice de la iglesia. Hoy, esta enófila columna plagia la milenaria y sacra frase para comunicarles, queridos lectores, que en la pasada edición del concurso internacional MUNDUS VINI —celebrado a finales de febrero en Neustadt, Alemania—, el vino mexicano brilló como nunca.

MUNDUS VINI es un evento en el que participaron poco más de seis mil vinos de treinta y cinco países y México concursó con catorce etiquetas. Doscientos jueces de más de cuarenta nacionalidades evaluamos los vinos, y por décima primera ocasión tuve el honor de ser invitado como el único juez mexicano y además como presidente de una comisión.

Quiero destacar que la información proporcionada a los catadores por cada vino corresponde a su color, uva con que está elaborado, año, azúcar residual, nivel de alcohol y en su caso la indicación de paso por madera. Solo el 30 % de las muestras pueden obtener las medallas de plata, oro y gran oro.

Diversos vinos mexicanos fueron premiados

Los jueces de otros países en la mesa que presidí, calificamos a ciegas con noventa y cinco puntos —por lo tanto, ganador de una medalla de gran oro— un Casa Gande Shiraz 2013 de Casa Madero. Todos coincidieron en que tenía una complejidad aromática notable y un elegante paso por la boca, con un final largo muy placentero. Además, la bodega más antigua de América obtuvo medallas de oro por los vinos Merlot 2015 y Casa Grande Cabernet Sauvignon 2013, y plata por el Chardonnay 2016 y Shiraz 2015.

Por primera vez, la viníciola más joven de México, Henri Lurton, obtuvo medallas por los dos únicos vinos que inscribió. Su soberbio Chenin Blanc 2015 ganó oro y su Nebbiolo 2015, plata. Estos vinos, propiedad de Henri Lurton —a su vez propietario de Château Brane-Cantenac en Margaux—, nacieron en Burdeos y se desarrollaron en México, producto del corazón y talento de la enóloga mexicana Lourdes Martínez Ojeda. Ella fue directora de calidad en Château Brane-Cantenac durante más de cinco años.

Para cerrar la destacada participación de México en esta competencia internacional celebrada en Alemania, el vino Santos Brujos 2012 de uva tempranillo producido por el mexicano Reinaldo Rodríguez, obtuvo una medalla de oro.

Para mí como mexicano fue una enorme distinción y reconocimiento formar parte de un jurado internacional altamente calificado que contribuyó, una vez más, a darle al vino el rango de bebida superior.

Cuando pienses en vino, decide por México. ¡Salud!

Visita también: Consejos para la conservación de vinos descorchados