Las bodegas mexicanas aspiran a conquistar el mercado mundial con vinos competitivos, en los que la calidad de la uva es la mejor carta de presentación.

Por Lizbeth Hernández. Las bodegas mexicanas aspiran a conquistar el mercado mundial con vinos competitivos, en los que la calidad de la uva es la mejor carta de presentación y a los que lo único que hace falta es mayor exposición para acercarlos a los consumidores, asegura la sommelier Pilar Meré. “Continuamente me preguntan por los mejores vinos mexicanos y de ahí nace la idea de tener recomendaciones de cajón que siempre halagan a quien las ofrece y a quien las disfruta”, comenta la experta, quien ofrece estas opciones solo pensadas para disfrutar

GRAN RICARDO, MONTE XANIC
Precio: 1,094 pesos

sibarita_4

Las etiquetas de esta línea han ganado más de 30 medallas de oro, plata y bronce en concursos internacionales. Son caldos de color cereza en los que destacan los sabores de moras, cerezas, arándanos y frambuesas, que se combinan con toques de clavo, vainilla, piñones y regaliz. Es un ensamble de cabernet sauvignon, petit verdot y merlot, con crianza de 18 meses en barricas de roble francés. Ideal para quesos maduros, proteínas magras y vegetales.

ÍCARO, DURAND VITICULTURA
Precio: 830 pesos

sibarita_5
Se elaboran mil 300 cajas al año. Cada una de las añadas tiene sus particularidades. En boca se percibe un sabor a cerezas negras con ciruela y frambuesa. Es complejo y con cuerpo por lo que se marida a la perfección con carne de res, puerco, venado y pato. Está hecho con distintas variedades como cabernet sauvignon, merlot, nebbiolo, petit verdot y petite sirah.

ÚNICO, SANTO TOMÁS
Precio: 935 pesos

sibarita_3
De la selección premium de la casa, es un gran reserva hecho con uvas merlot y cabernet sauvignon, permanece 24 meses en barrica de roble francés y 12 meses más evoluciona en botella. Su color rojo granate aporta aromas a frutos negros maduros con notas de cuero. Su textura aterciopelada hace que el maridaje con res, cordero y carnes magras sea exitoso.

SIRIUS, EL CIELO

Precio: 1,140 pesos

sibarita_2
La vinícola del Valle de Guadalupe tiene productos tan competitivos como Sirius, que ya conquistó un par de premios nacionales. Está elaborado con 90% de uvas nebbiolo y 10% de malbec. Tiene color rojo ciruela, buena estructura y gran cuerpo. Permanece 22 meses en barricas nuevas de roble francés y 20 meses en botella. Es ideal para acompañar con aves de caza como codorniz y pato.

ANGELO, L.A. CETTO
Precio: 1,050 pesos

sibarita_6
Aún hay etiquetas disponibles de las cosechas 2001, 2004 y 2008. Pertenecen a los vinos conmemorativos de la vinícola que representan su historia y legado. Son ensambles de distintas uvas, como montepulciano, cabernet sauvignon, petit verdot, nebbiolo y barbera. Permanecen por 24 meses en barricas de roble francés, a los 12 meses se ensamblan y se añejan por 12 meses más. Tiene aroma a frutos rojos, pero su sabor refiere frutos intensos como la ciruela.