Sé parte del turismo cervecero y acompaña a Claudio Poblete en su viaje por Alemania, Inglaterra y Bélgica, donde probó distintos tipos de esta bebida. ¡Salud!

 

Hace casi tres años, en diciembre de 2013, la Comisión Federal de Competencia (CFC) determinó que los contratos de exclusividad que sostenían los restaurantes y centros de consumo con las grandes cerveceras en México tendrían que regularse con el fin de dar cabida a la promoción y venta de la creciente industria de la cerveza artesanal.

Así, en 2014, la Cámara Nacional de la Industria de la Cerveza y la Malta (Canicerm) evolucionó a Cerveceros de México, integrando a los dos grandes grupos del país y, por primera vez, a los microcerveceros; entre ellos —los considerados grupos artesanales— está el dirigido por Jesús Briseño, el cual fundó en Guadalajara en diciembre de 2002: Cerveza Minerva.

Hoy, Minerva se ha convertido en punta de lanza en el rubro de la cerveza artesanal en nuestro país. Bajo esta concepción que pugna por rescatar y dar a conocer los movimientos de las cervecerías familiares y artesanales de México y el mundo es que desde 2002 Minverva comenzó a importar y promover grandes marcas internacionales, algunas de ellas consideradas “de culto” por los expertos en la materia.

Hace un par de meses, Briseño nos invitó a conocer tres de las cervecerías más famosas y aclamadas en el mundo: Erdinger en Alemania, Fuller’s en el Reino Unido y Delirium en Bélgica. Fue sin duda un viaje espectacular que nos enseñó que más que la técnica y el balance entre las maltas y los lúpulos, existen historias de éxito que se buscan emular en nuestro creciente mercado interno de cervezas artesanales.

Turismo cervecero: Alemania, Inglaterra y Bélgica

Comenzamos el recorrido en el pequeño pueblo de Erding, a 25 minutos de la capital tecnológica de Alemania: Múnich. El pretexto no podía ser mejor, pues visitamos el Herbstfest, una antesala del famoso Oktoberfest. El primero, nos aseguraron, es el mejor evento de cerveza y música del mundo, pues lo celebran entre los locales de la región de Bavaria, alejados de los tumultos de turistas internacionales.

Enfundados en unos lederhosen (pantalones cortos tradicionales hechos de cuero con motivos regionales complementados por unos tirantes) probamos las variedades de Erdinger, que se distingue por ser la cervecera artesanal de trigo más grande del mundo.

Días y noches de fiesta terminaban con nuestro grupo de mexicanos subidos en las largas bancas comunales para entonar uno o dos himnos dedicados a la tradición cervecera alemana.

Erdinger, cervecera alemana. / Foto: El Financiero

Erdinger, cervecera alemana. / Foto: El Financiero

Erdinger en datos:

  • Lleva 130 años haciendo cerveza.
  • Es la cervecera de capital familiar más grande de Alemania.
  • Tiene ocho etiquetas disponibles durante todo el año en más de 90 países.
  • Su cerveza sin alcohol es la cerveza más vendida de este tipo en el mundo.

Después de tres días de festival en Erding nos dirigimos a Londres, Inglaterra en un vuelo entre Múnich y el aeropuerto de Gatwick, donde ya nos esperaban para hospedarnos en el Hotel The Mad Hatter (El sombrerero loco; sí, el personaje de Alicia en el País de las Maravillas tiene un hotel en la zona financiera de Londres), una antigua propiedad eduardiana perteneciente al grupo cervecero que visitaríamos los dos siguientes días: Fuller’s.

Antes de dar el recorrido por sus instalaciones, nos acostumbramos a los fantasmagóricos visitantes de la casona y a su extraordinario desayuno por las mañanas, muy al estilo inglés, hora del té incluida.

Así visitamos la cervecería familiar ubicada en la orilla del río Támesis, donde se hacen estas famosas cervezas de fermentación en barril estilo ale, cuyo regusto amargo es para los paladares más acostumbrados al consumo regular de cervezas de todo tipo.

Fuller's, cerveza inglesa. / Foto: El Financiero

Fuller’s, cervecería inglesa. / Foto: El Financiero

Fuller’s en datos:

  • Lleva 170 años en el mercado.
  • Es la única cervecera de capital familiar en Londres.
  • Hay casi 400 pubs y hoteles de la marca.
  • Ofrece las cervezas de fermentación ale más famosas del mundo.

Este recorrido de tres cervecerías en Europa se ha convertido en el favorito de los amantes de la cerveza, pues el turismo cervecero está al alza.

Después de tres días en la capital británica tomamos el Eurostar, tren de alta velocidad que va por debajo del Canal de la Mancha y que conecta a Londres con París y con Bruselas.

Después de dos horas viaje llegamos a la capital de Bélgica, uno de los países más famosos por su tradición cervecera. Nuestra primera parada fue el Bar Delirium, el cual debe su nombre a la famosa cerveza belga del elefante rosa. Este singular bar resguarda la cava de cerveza más grande del mundo y tiene la barra con más líneas de cerveza (servidores de cerveza de barril); puede tener hasta 72 tomas.

Un delirio que comenzó hace 362 años es hoy dirigido por Alain De Laet, quien junto a su padre presiden una singular cofradía cervecera: “La cofradía del elefante rosa”, a la cual, después un rito de iniciación, se puede acceder. Les puedo decir que ha sido la cerveza que más rápido me he tomado en la vida. Hoy soy un orgulloso cofrade.

Delirium es además la marca reina de la memorabilia; los artículos promocionales van desde charolas de cerveza hasta ropa de dormir, alcancías con forma de elefante rosa o los tradicionales tarros hechos de cerámica y forjados con tapas de metal, muy al estilo belga.

Delirium, cerveza belga / Foto: El Financiero

Delirium, cerveza belga / Foto: El Financiero

Delirium en datos:

  • Lleva 362 años en el mercado.
  • Delirium Tremens fue votada como la mejor cerveza del mundo en los certámenes internacionales de la especialidad.
  • Ofrece cervezas con triple fermentación.
  • Usa técnicas ancestrales en una producción a gran escala comercial.

Visita también: En este libro encontrarás todo sobre la cerveza