La semana pasada nuestro país vivió momentos de angustia al enfrentarse a uno de los terremotos de mayor intensidad de los últimos 100 años. El recuerdo de aquel 19 septiembre de 1985 resurgió en quienes vivimos ese otro terrible momento en la Ciudad de México.


Por Claudio Poblete. A 32 años de distancia, la cultura de la protección civil se ha desarrollado a pasos agigantados; sin embargo, eso no detuvo la magnitud de la destrucción en los estados cercanos al epicentro del movimiento: Chiapas, Tabasco y Oaxaca, los cuales están viviendo una dura prueba. A la par de las pérdidas humanas, el daño en la infraestructura es considerable, por lo que nuevamente estamos todos llamados a la ayuda de nuestros hermanos en desagracia.

Una de las urgentes necesidades es garantizar el abasto de alimentos a la población. Por tal motivo algunos de los restaurantes más emblemáticos de la cocina oaxaqueña en la Ciudad de México se han habilitado como centros de acopio.

Quiero hacerles la invitación a que se acerquen a ellos por una sencilla razón: todos ellos trabajan directamente con productores de los estados afectados, su proveeduría diaria establece rutas directas en el intercambio de productos e insumos, con lo cual la ayuda que ustedes puedan brindar estará garantizada en cuanto a la entrega certera a quienes más lo necesitan.

De otra manera, al consumir en estos restaurantes también están ayudando, pues reactivan la economía de los pequeños productores de la entidad que son los principales afectados en este momento histórico y decisivo para Oaxaca.

AQUÍ LOS RESTAURANTES

*PASILLO DE HUMO.Avenida Nuevo León 107, colonia Condesa.

*GUZINA OAXACA. Avenida Presidente Masaryk 513, colonia Polanco.

*LOS DANZANTES. Plaza Jardín Centenario 12, Centro Histórico de Coyoacán.

*YUBAN. Colima 268, colonia Roma.