Luego de pasar por varias manos, la familia Baños, de origen español pero de residencia mexicana, adquirió esta bodega a inicios del siglo XXI.

Por Mildred Daniel. La región vitivinícola Rioja, situada al noreste de España, posee más de 60 mil hectáreas de viñedos y casi 600 bodegas. Gómez Cruzado es una de ellas. Ubicada en Haro, en la Rioja Alta, data de 1886 y en sus inicios perteneció a un mexicano: D. Ángel Gómez de Arteche. Durante treinta años, D. Ángel Gómez encaminó sus primeros pasos hasta que fue adquirida por Ángel y Jesús Gómez Cruzado, a quienes debe su nombre. Luego de pasar por varias manos, la familia Baños, de origen español pero de residencia mexicana, adquirió esta bodega a inicios del siglo XXI.

Pablo Baños, director de la importadora Barricas y Viñedos y propietario de Gómez Cruzado, presentó recientemente la nueva añada de siete vinos, de la mano de los enólogos David González y Juan Antonio Leza. Para probar estos nuevos caldos, eligió la cocina del restaurante Mía Domenicca, a cargo del chef Santiago Migoya, quien preparó algunos platos que delatan sus raíces y escuela españolas.

Hablemos primero de los vinos más económicos. El Blanco 2015, el Crianza 2014 y el Vendimia Seleccionada 2015 sorprenden no sólo por su buen precio (que ronda los $400 pesos), también por su fineza y versatilidad para funcionar como abreboca o para acompañar alimentos desde aceitunas, hasta platos como la Mozarella, con boquerones en vinagre, arúgula y jitomates o las Ostras con esferificación de balsámico.

Conforme avanza el festín, el menú exige vinos cada vez más complejos. Una delicada Pasta fresca con botarga de lisa fue seleccionada para acompañar el tinto Honorable 2014, un caldo obtenido de uvas de viña vieja que le confieren mucha profundidad y estructura, pero que a su vez resultan en un vino muy elegante que rompe el paradigma de que los tintos no pueden combinarse con sabores suaves.

Cercano a los $800 pesos, la relación precio-calidad es notable. Además de la línea básica, pudimos degustar la línea premium de la bodega, cuyos vinos responden a un terroir o pueblo específico, con los que los enólogos demuestran que son vinos diferentes y que en Rioja hay mucha diversidad que se conoce poco. El blanco Monte Obarenes 2013 y los tintos Cerro de las Cuevas y Pancrudo, ambos añada 2014, fueron acompañados por una Pesca del día a la brasa con puré de berenjena, Muslitos de codorniz con tapenade y melón a la brasa; de postre, Chocolate, pan, aceite y sal, uno de los bocados que han hecho célebre al chef Migoya.

Este y otros vinos están disponibles en www.barricasyvinedos.com