Te presentamos a algunas mujeres que con su talento y perseverancia han logrado difundir y enaltecer la sazón de México. ¡Conócelas!

 

Por Celia Marín Chiunti. Con asombro descubro el erróneo empleo de la palabra sazón, a la que muchos anteponen «el» en lugar de «la». Para los conocedores de vino sería lo mismo que tomar la copa por el cuerpo, en lugar de por el tallo.

Aboguemos por el uso correcto de «la sazón» en plena efervescencia de escuelas de gastronomía, de chefs, de foodies, de gastrónomos, de investigadores y de gourmets; leer y escuchar este tipo de errores gramaticales al referirnos al exquisito gusto de las creaciones que surgen de los fogones perfumados de México es aberrante.

En la cocina mexicana, la sazón femenina ha sido protagonista tanto de la tradición como de la evolución gastronómica que actualmente vive nuestro país, gracias a la tradición oral de una cocina aprendida en el oficio, aunado a ávidos recorridos por México y el mundo como promotoras incansables portadoras de conocimiento. Algunas de las mujeres que destacan son mi querida amiga Alicia Gironella, mi respetada chef e investigadora Patricia Quintana y mi entrañable Carmen«Titita» Ramírez Degollado, quienes con su infinita generosidad y pasión han sabido trasmitir sus experiencias a través de la sazón de nuestro amado México.

Mujeres, cocineras e intelectuales de la gastronomía han compartido por el mundo, con profundo orgullo, nuestras raíces a través de aromas y de sabores con personalidad intensa y alegre, confeccionados con técnicas ancestrales en recetas sencillas y otras no tanto, que actualmente están presentes en las mesas más refinadas de México y del mundo.

Visita también: Cinco restaurantes en manos de cocineras talentosas

Quién pensaría hace dos décadas que el guacamole, los moles, los tacos, los esquites y los aguachiles típicos de las cocinas de México se servirían en mesas de los mejores restaurantes del mundo, regenteados por cocineras y cocineros orgullosos de ser mexicanos.

En un mundo en crisis, dividido por intereses particulares y racismo, la gastronomía se presenta como una oportunidad de unión, de orgullo nacional, donde los grandes restaurantes y las cocineras tradicionales contribuyen al rescate de ingredientes como el maíz y la tortilla de nixtamal, protagonistas de una cocina surgida de fogones perfumados con aromas y sabores surgidos de la sazón de mujeres mexicanas, quienes han trascendido compartiendo sus conocimientos.

#ConsumeMexicano y siente ese orgullo por nuestra cocina, multipremiada internacionalmente entre las mejores del mundo.