Aunque nunca haya puesto un pie en Nueva York, seguro ya conoce muchos de sus paisajes. Central Park, Manhattan, Wall Street, La Quinta Avenida o Broadway son lugares que resultan familiares. Infinidad de películas, libros y canciones se han inspirado en sus calles e historia.

Epicentro financiero, cultural y gastronómico, extiende sus atractivos al deporte. Del 28 de agosto al 10 de septiembre se realizará el último de los cuatro torneos de Grand Slam del año, el US Open, que junto con el Maratón de Nueva York es de los eventos más esperados, y una razón más para disfrutar de la ciudad en esta temporada.

“El ambiente es increíble en toda la ciudad. Tener la posibilidad de estar dentro es maravilloso, prácticamente desde cualquier lugar se ve bien”, comenta el ex tenista mexicano Marco Osorio, quien ha vivido la competencia como jugador, entrenador y espectador desde 1998.

Una de las particularidades de la edición 2017 es la bolsa de 50.4 millones de dólares a repartir, con la que supera a cualquier torneo de tenis que se haya realizado en el mundo. Sí aún no tiene su asiento para la final varonil, en la que se espera descubrir si Roger Federer alcanza su título número 20 de Grand Slam, aún hay boletos disponibles en la página oficial del torneo. Los mejores lugares superan los 6 mil dólares y una manera fácil y segura de conseguirlos es en la página de ticketmaster.com.

Aunque la ciudad ofrece numerosos atractivos, estas son las experiencias que no se debe perder.

EL MEJOR DEL MUNDO
No se quede con las ganas de probar la cocina de Daniel Humm. Su restaurante, Eleven Madison Park ocupa el primer lugar en la clasificación de The World´s 50 Best Restaurants, pero por remodelación permanecerá cerrado hasta el 5 de septiembre entrante. Si es cliente de American Express podrá reservar en el pop-up veraniego que el cocinero habilitó. El EMP Summer House está ubicado en el 341 de Pantiago, en East Hampton. Hay snacks desde 12 dólares y platos fuertes desde 49. Reserve en: www.empsummerhouse.com.

TOUR EN HELICÓPTERO

En un par de horas puede recorrer Nueva York desde el aire. Los colores del atardecer hacen más disfrutable el recorrido, que incluye la vista a la Estatua de la Libertad, el Río Hudson y los rascacielos más populares de Manhattan. Al concluir, una óptica distinta de la isla se puede admirar a bordo de un barco que pasa debajo del puente de Brooklyn. Hay diversas compañías que ofrecen variedad de vuelos, cuyos precios comienzan a partir de 320 dólares por persona. Reserve en www.city-discovery.com.

LA HISTORIA DE SUS MUROS
Los diferentes estilos arquitectónicos de la ciudad enriquecen la vista de los turistas: gótico, art-déco, modernismo y postmodernismo son sólo algunos ejemplos de lo que se aprecia en las infinitas estructuras de la Gran Manzana. A lo largo de cuatro horas podrá recorrer, entro otros lugares, la capilla de St. Pauls, la Biblioteca Pública, Rockefeller Center y el Empire State Building. Tiene un precio de 410 dólares por persona. Reservaciones en: www.viator.com.