Conoce estos 10 ingredientes de la cocina mexicana que provienen de otros países. ¡Muchos de ellos los consumimos a diario!

 

Por Gabriela Morales. Gracias a la conquista, la cocina mexicana ha amalgamado las costumbres y tradiciones de las culturas indígenas de México y de la civilización española. Los insumos traídos del Viejo Mundo lograron una sincronía con nuestros productos endémicos, convirtiéndose en ingredientes clave de muchos platos típicos. A pesar de su popularidad, algunos de ellos no tienen su origen en nuestro país. Te los presentamos a continuación:

1. La carne de cerdo y res

Estos animales fueron traídos por Cristóbal Colón en su segundo viaje a América. En la época prehispánica, las proteínas por excelencia provenían de animales como el conejo, el guajolote y algunos insectos.

Carne de cerdo / Foto: ESPECIAL

Carne de cerdo / Foto: ESPECIAL

2. El limón

Dicen que en México a todo le ponemos limón. ¿Qué sería de un buen taco sin por lo menos algunas gotas de su ácido jugo? Los españoles, al controlar la ruta de la Nao de China —que iba de Filipinas al puerto de Acapulco—, trajeron esta majestuosa fruta que adoptamos como propia, pero que proviene de Asia.

El limón / Foto: ESPECIAL

El limón / Foto: ESPECIAL

3. El azúcar

Los españoles cultivaban la caña de azúcar desde la invasión musulmana a la península ibérica. Hoy en día consumimos dulces mexicanos como palanquetas, jamoncillos, ates o glorias, que no se conciben sin el gran dulzor y consistencia que este ingrediente les aporta.

El azúcar / Foto: ESPECIAL

El azúcar / Foto: ESPECIAL

4. Los lácteos

Los productos derivados de la leche no existían antes de la llegada de los españoles, y cuando fueron introducidos tampoco eran como los consumimos ahora; se fueron adaptando al gusto mexicano hasta convertirse en lo que conocemos actualmente.

Los lácteos / Foto: ESPECIAL

Los lácteos / Foto: ESPECIAL

5. El trigo

Aunque el cereal base de nuestra alimentación es el maíz, el pan de fiesta, las teleras o las conchas no podría hacerse sin el trigo. Los españoles encontraron en la yuca americana un sustituto para el trigo. Se dice que llegó a América accidentalmente mezclado en un costal de arroz; al plantarlo creció la espiga de este cereal.

El trigo / Foto: ESPECIAL

El trigo / Foto: ESPECIAL

6. El ajo

Para los españoles, el ajo era más que un condimento; sus propiedades antisépticas y curativas eran muy valoradas. Ahora son muchísimos los platos de la cocina mexicana que lo llevan para dar «sazón».

El ajo / Foto: ESPECIAL

El ajo / Foto: ESPECIAL

7. El garbanzo

Actualmente es la segunda leguminosa de mayor consumo en el país. El garbanzo tiene su origen en la zona del Mediterráneo. Introducido por los españoles, las condiciones climatológicas de California beneficiaron en gran medida su cultivo.

El garbanzo / Foto: ESPECIAL

El garbanzo / Foto: ESPECIAL

8. La cebolla

Antes de empezar a cocinar casi cualquier platillo mexicano se fríe un poco de cebolla con aceite. Es protagonista de nuestra gastronomía y tampoco es nativa de América. Este alimento fue llevado por los árabes a la península ibérica.

La cebolla / Foto: ESPECIAL

La cebolla / Foto: ESPECIAL

9. El cilantro

El cilantro llegó a España con la población de esclavos provenientes del norte de África. En esos países se consumía como especia en forma de semilla, pero en México, al estar acostumbrados a utilizar hierbas frescas, su uso se concentró en las hojas.

El cilantro / Foto: ESPECIAL

El cilantro / Foto: ESPECIAL

10. El plátano

El plátano era cultivado en las Islas Canarias y posteriormente fue traído a América por los portugueses. Se cree que las primeras plantaciones en nuestro continente fueron en Honduras y, debido a las expediciones de los europeos, llegaron al sudeste de México.

El plátano / Foto: ESPECIAL

El plátano / Foto: ESPECIAL

Visita también: Once especias que no pueden faltar en tu alacena