La chef Mariana Orozco nos comparte cinco datos duros sobre el consumo y la producción de cerveza industrial y artesanal en nuestro país. 

 

“Yo no soy muy cervecera”, solía ser mi respuesta para todos los momentos en los que alguien me ofrecía una. Pero para la cerveza aplica esa frase que también aplica para el amor: “Siempre hay un roto para un descosido”; esa cerveza que te acaba cambiando la percepción y que después te enamora llega en algún punto de la vida. A mí me llegó hace cinco años. Así, la Tempus Doble Malta no me dejó ir nunca más.

Aquí algunos datos de Cerveceros de México (asociación de productores de cerveza en el ramo artesanal) que vale la pena conocer:

1. El sector de la cerveza —industrial y artesanal— es el más importante dentro de la actividad agroindustrial en México. Su exportación representa alrededor del 20 por ciento de las exportaciones agroindustriales del país, con un valor de 2,542.3 millones de dólares.

2. Las cervezas se clasifican en estilos, y no en clara y oscura. El color no nos dice mucho de ellas. De hecho, hay unas de sabores muy pesados y con mucho amargor, y son claras.

3. Es preferible tomar la cerveza servida en un vaso, ya que esto permite que los aromas se expresen correctamente y podamos apreciarlos en su totalidad. Nadie se bebería un vino directamente de la botella, ¿o sí?

4. Sesenta litros de cerveza es el consumo anual promedio del mexicano.

5. Se produce cerveza en los siguientes estados:

  • Distrito Federal (12.5 %)
  • Veracruz (7.8 %)
  • Oaxaca (10.8 %)
  • Estado de México (3.9 %)
  • Zacatecas (17.7 %)
  • Nuevo León (11.1 %)
  • Sonora (7.8 %)
  • Baja California (5.3 %)
  • Coahuila (14.6 %)
  • Jalisco (7.7 %)

La cerveza puede acompañar perfectamente cualquier platillo, simplemente hay que encontrar el estilo indicado.