Cervecería Minerva está rompiendo esquemas con su cerveza artesanal. ¡Conoce las cuatro opciones que ofrece!

 

Por Gabriela Morales.  México es un país que se caracteriza por el trabajo de sus artesanos y las creaciones que elaboran con sus manos. Estos objetos no discriminan materiales ni técnicas; su diversidad abarca desde vestimentas y bordados regionales, piezas decorativas y funcionales, hasta alimentos y bebidas.

Ejemplo de algunas elaboraciones artesanales que han cobrado fuerza en los últimos años son las cervezas. Según Cerveceros de México, en nuestro país se consumen 61 litros de cerveza per cápita y somos el cuarto generador de esta bebida a nivel mundial.

Iniciando con una pequeña producción hace 14 años, Cervecería Minerva, nacida en Guadalajara y creada por Jesús Briseño, es una empresa cuya producción representa el 30 % de la producción total de cerveza en México.

Todo inició cuando su fundador, movido por la inquietud que despertó el probar una inmensa gama de cervezas de diferentes países europeos, regresó a México y quiso elaborar una cerveza como las que había degustado en el extranjero.

Comenzó a estudiar y a especializarse en la materia hasta que en 2003 lanzó las primeras etiquetas bajo el nombre de Cervecería Minerva: Minerva Colonial (estilo Kölsch) y Minerva Viena (estilo Viena). En 2006 lanzó Minerva Stout (cerveza oscura estilo Ale) y en 2010 Minerva Pale Ale (cerveza clara estilo Ale).

Al paso del tiempo, los productos de Cervecería Minerva han logrado posicionarse de una forma importante en el mercado y en el gusto del paladar mexicano. Después de 13 años han renovado los diseños de sus etiquetas bajo el estandarte de la artesanía mexicana. Cervecería Minerva siente el orgullo que implica ser identificado con estos objetos artesanales, símbolos de nacionalismo.

Así, las notas de cata, colores y estilos de sus cervezas se encuentran estrechamente relacionados con su nueva imagen.

Hay 4 tipos de cerveza artesanal Minerva. / Foto: ESPECIAL

Hay 4 tipos de cerveza artesanal Minerva. / Foto: ESPECIAL

Minerva Colonial (etiqueta azul): es una combinación de maltas de cebada con maltas de trigo, haciendo alegoría a la mezcla de barro negro y blanco que permiten la creación de la Talavera de Puebla, la cual es regulada bajo una denominación de origen, distinción que comparte con Minerva colonial.

Minerva Pale Ale (etiqueta dorada): la arquitectura mexicana en la extensión de sus épocas, formas y modas hace similitud a la inmensidad de maridajes que la cerveza Pale Ale puede tener. El balance que las edificaciones necesitan para mantenerse en pie es igual al balance bien logrado entre amargor y las notas acarameladas, características de esta etiqueta.

Minerva Viena (etiqueta roja): la cerveza Viena, caracterizada por un retrogusto prolongado con una suave sensación maltosa, remite a la textura sedosa y delicada de los bordados regionales. Los vibrantes tonos rojizos de la bebida son iguales a los hilos que se entrelazan para formar coloridos diseños.

Minerva Stout (etiqueta negra): la cerveza Stout, como el barro negro oaxaqueño, firme y elegante, recuerda al amargor del cacao y del café; comparte el mismo tono oscuro que la bebida, lo que hace que ambos objetos parezcan hechos bajo los mismos cánones de estética visual.

Visita también: Cinco datos sobre la cerveza en México