Cuidar lo que comes es la base para llevar una vida saludable; sin embargo, existen otros factores que también debes considerar, como la actividad física, horas de sueño y ejercicios de relajación.

Por Gabriela Morales. Cuando ni el ejercicio, ni la meditación, ni apagar el celular sirven para dejar de darle vueltas a asuntos de trabajo o a situaciones que generan estrés, todavía queda una solución: una buena alimentación.

Hablamos con la nutrióloga, Mariana Camarena (Nu3, Nutrición Activa®), quien nos explicó a fondo la importancia en la elección de los alimentos que consumimos para reducir este mal que se ha vuelto tan común.

Mariana nos contó que detecta muy fácil a las personas que, además de no contar con buenos hábitos alimenticios, tienen un índice alto de estrés. “Colitis, diarrea y estreñimiento son cuadros que presentan los pacientes cuando no comen bien y tienen demasiadas presiones”, mencionó.

sibarita_cebada

¿Cómo se relaciona lo que comemos con nuestro estado emocional?
“El problema del estrés es que, por la mala elección de alimentos, aumenta la permeabilidad del intestino, pasan substancias y nutrientes que alteran el sistema nervioso y reducen la liberación de hormonas relajantes”.

Entonces, ¿qué alimentos debemos ingerir para no aumentar la permeabilidad del intestino?
“Hay dos pilares, las proteínas que liberan serotonina -hormona tranquilizadora y encargada de hacernos sentir felices- y los carbohidratos, que, al liberar insulina, transportan la serotonina al cerebro, dándole el ‘empujón’ necesario.

Es importante elegir las proteínas que más nos convengan, como pescado blanco, salmón, atún, pechuga de pollo, pavo y huevo; los carbohidratos ideales son cereales integrales y sin azúcar, para no alterar su ciclo y que se mantengan los niveles de dopamina -substancia encargada de la motivación y el control-; las leguminosas como lenteja y garbanzo también son cruciales”.

Aunque la alimentación juega un papel importante, un estilo de vida saludable también ayuda a sentirnos mejor, buscar 20 o 30 minutos diarios para realizar una actividad física, respetar el ciclo del sueño (7-8 horas) y practicar mindfullness (ejercicios de respiración de 10 minutos para practicar relajación) son algunas de las recomendaciones de la nutrióloga. Para esto último, hay varias apps que pueden enseñarnos cómo hacerlo, como Headspace o Zenfie.

Mariana Camarena es especialista en Nutrición Deportiva, directora y fundadora del blog Nutrición Activa®, brinda asesoría a deportistas para mejorar su rendimiento y desarrolla contenido editorial sobre nutrición deportiva y clínica.

Opina: @NutricionActiva nutricionactiva.com.mx / info@nutricionactiva.com.mx