El restaurante Capri, en Polanco, es un clásico donde el servicio está capacitado en todas las áreas de servicio y su Lasaña Boloñesa es ‘gloriosa’, aunque el menú ha dejado de lado la creatividad o las tendencias actuales de la cocina italiana.

Por Claudio Poblete

Uno de los grandes clásicos de la zona de Polanquito, incluso de la Ciudad de México, es el restaurante Capri, el cual desde 1950 ha replicado a cabalidad la mejor cocina italiana. Con el paso de los años este emblemático lugar ha visto ir y venir restaurantes en la calle de Julio Verne; sin embargo, ellos se mantienen gracias a la calidad en su servicio.

Total: 8.2

Calificación va desde el 0.1 hasta el 1.0 en cada reactivo

1. Bienvenida: 0.9

(Localización, accesibilidad, valet parking, reservas, página de internet, redes sociales) Capri no se ha sumado a la era de las redes sociales, un punto importante para acercarse a las nuevas generaciones de foodies en busca de estos grandes clásicos. Sí cuentan con página de internet: www.capri1950.com

2. Servicio: 1.0

(Disposición, conocimiento de la carta y de la cocina del lugar) El servicio se mantiene atento y cordial; se nota la vieja escuela, en la que los meseros se capacitaban en todas las áreas del servicio.

3. Carta o Menú: 0.7

(Carta, precio-calidad, menú degustación, sugerencias del día, productos de temporada, km0) La carta ha variado muy poco con el paso de los años, no han salido de la zona de confort, en la que ofrecen los grandes clásicos y dejan de lado la creatividad o las tendencias actuales de la cocina italiana.

4. Entradas: 0.7

(Variedad, preparación, temperaturas, texturas, ejecución de cada plato) Han disminuido considerablemente las porciones; por ejemplo, los complementos de los carpachos, como el pan estilo Melba, se ven escuetos; sobre todo si se toma en cuenta que usualmente se piden para compartir.

5. Platos fuertes: 0.8

(Variedad, preparación, temperaturas, texturas, ejecución) La Lasaña Boloñesa de Capri es gloriosa; sin embargo, han bajado la calidad de algunos ingredientes y se nota en platos como los ravioles a los cuatro quesos. El estilismo de los platos es obsoleto, a todos les ponen un espagueti frito como adorno.

6. Postres: 0.7

(Variedad, preparación, temperaturas, texturas, ejecución) Los postres se sienten refrigerados y poco frescos; en el último año he ido tres veces a Capri, las tres veces hemos hecho la cata a conciencia de su pastel Tiramisú, se siente viejo en el paladar.

7. Bebidas: 0.7

(Variedad, preparación, temperaturas, texturas, ejecución) A la carta de vino le urge una curaduría. No se han enterado que en México, por cuestiones de apoyo a la industria vitivinícola, ya se ponen los vinos mexicanos abriendo la carta de cualquier lugar. Sin importar si el restaurante es mexicano o no.

8. Infraestructura del lugar: 0.9

(Baños, mesas, sillas, cristalería, cubertería, ambientación del lugar, música):

Se mantiene al día y no se siente viejo, a pesar de tener medio siglo; podrían darle una manita a los baños.

9. Propuesta gastronómica del restaurante: 0.8

(Originalidad, investigación, participación en el medio gastronómico, publicaciones propias o prácticas):

Participan poco en el medio gastronómico de la ciudad; podrían recuperar las tendencias de la cocina italiana y convertirse en punta de lanza en su sector.

10. Cuenta y despedida: 1.0

(Servicio de facturación, comentarios del cliente, retroalimentación, está el chef en su cocina).

 

Restaurante Capri

Julio Verne 83, Polanco

Teléfono: 5280-2908